Los suecos ponen a prueba la cuchara Scooptram GET actualizada

7 de junio de 2015

Con galerías estrechas y una delicada combinación de mineral con el que lidiar, la mina de Lovisa (Suecia) era el terreno ideal para probar la GET actualizada, una nueva cuchara para las palas con características más inteligentes y de mayor duración.

GET system - side view

Las cucharas montadas en vehículos LHD tienen una tarea implacable en la minería, ya que se accionan una y otra vez en escombreras con una fuerza tremenda. Las minas agradecen que se investigue más en cómo hacerlas más fuerte y duraderas, como quedó demostrado en una reciente prueba sobre el terreno en Suecia. Lanzada en 2010, la cuchara GET ofrece un sistema flexible de herramientas de corte. El proyecto actualizado incluyó varios objetivos clave: mejorar la penetración de la escombrera, prolongar la vida útil de la cuchara, facilitar las reparaciones, aumentar la productividad, reducir el tiempo de inactividad y el coste total de propiedad. A lo largo de un período de prueba de 18 meses, la cuchara GET se puso en acción en un entorno exigente: la mina Lovisa, o Lovisagruvan, una mina de zinc y plomo cerca de la localidad de Lindesberg.

“No existía prácticamente ningún tiempo de inactividad en la cargadora cuando se cambió la cuchara, lo que fue la primera buena señal.”

Jan-Erik Björklund, Director general, mina de Lovisa

La mina de Lovisa está situada en una región del país rica en minerales conocida como Bergslagen, al norte del lago Mälaren, y que tiene una larga historia en minería metálica. Tiene una producción anual de 100000 toneladas de zinc y plomo, incluyendo la roca estéril.

Galerías estrechas y rampas sinuosas

Debido a las estrechas galerías de la mina, que tan solo miden 3,5 m de ancho, la carga y el transporte es la parte más delicada del ciclo de producción. Los vehículos LHD también tienen que lidiar con las esquinas estrechas en todas las rampas. La mezcla de mineral de zinc y plomo, con pequeñas cantidades de plata y que puede ser difícil de desescombrar, plantea otra dificultad. Por eso la mina Lovisa demostró ser el terreno ideal para probar la cuchara GET mejorada.

“Nuestra pala ST7 hace la mayoría del desescombrado, que suele tardar cuatro horas. Esto equivale a aproximadamente 160 toneladas de roca volada en cada ciclo.”

Jan- Erik Björklund, Director general, mina de Lovisa

Las cucharas se vacían directamente en los camiones de transporte en los muelles de carga, separados a una distancia de entre 80 y 100 m. Cada día se desescombran y transportan alrededor de 400 toneladas de material. La roca estéril también se vuelve a transportar bajo tierra para llenar los huecos de voladura.

Vida útil un 30-40 % mayor

La cuchara GET ha sido diseñada para resistir el desgaste extremo. El sistema de herramientas de corte montado en el borde de la cuchara ofrece una mayor penetración en la escombrera, tal como se observó durante la prueba realizada por el operario Peter Johansson.

“"Nos sorprendió ver que apenas había desgaste ni desgarre después de seis meses. Esta es una gran diferencia con respecto a la cuchara anterior, cuyos bordes se desgastaron más rápido. Tuvimos que repararla mucho antes", nos cuenta. "Además, con la otra cuchara se podía ver que se estaba desgastando. La acción se ralentizaba cuando se atacaba a la escombrera. Esto no ha sucedido con la nueva GET".”

Peter Johansson, Operador

La mejora en la penetración de la cuchara es el resultado del uso de una composición de acero más resistente en la fabricación de la cuchara. Esto ha hecho también que la vida útil sea mayor, de hecho, en la prueba se registró una mejora del 30-40 %.

Piezas de servicio extraíbles

A diferencia de las cucharas convencionales, el borde inferior de la cuchara, que es lo primero que entra en contacto con la escombrera, se ha dividido en segmentos extraíbles. Esto hace que se puedan reparar piezas específicas, por ejemplo, las fundas de la esquina. Se obtienen ventajas económicas, pues no hay que llevar a cabo una revisión completa. Según Stefan Nordqvist, que tiene más de 20 años de experiencia en carga, el mantenimiento es ahora "cuestión de horas en lugar de días".

“Podemos cambiar las cuchillas de la cuchara GET en menos de una hora y tener de nuevo la cargadora en marcha y funcionando. Ya no es necesario soldar y eso supone un gran alivio.”

Stefan Nordqvist, Operador

La mayoría de las minas han comprendido las ventajas de utilizar herramientas de corte. Según Johannes Turesson, Jefe de producto de Atlas Copco: "En cambiar las piezas de desgaste empernadas solo se tarda una parte del tiempo que se tardaría en soldar las piezas".

Cargadoras diésel