Perforando un pozo de conocimiento

11 de enero de 2015

Los investigadores de todo el mundo están estudiando la evolución del planeta a partir de la información proporcionada con la ayuda de Atlas Copco y un barreno de 2,5 kilómetros de profundidad.

Christensen CT20

En una región montañosa del norte de Suecia se ha desarrollado un proyecto consistente en perforar un barreno de gran profundidad a fin de desvelar los secretos mejor guardados del planeta. El proyecto, organizado por la universidad sueca de Lund y que cuenta con la participación de 50 científicos de 14 países, tiene como objetivo precisar las fuerzas que han intervenido a lo largo de 400 millones de años de evolución del planeta. Los investigadores han utilizado un equipo de perforación con recuperación de testigo Christensen CT20C de Atlas Copco con un diseño especial para extraer muestras a una profundidad de hasta 2500 metros (2495,8 m para ser más exactos) en la corteza terrestre. El lugar elegido se encontraba en Fröa, una pequeña comunidad montañosa próxima a la estación de esquí de Åre, a unos 600 km al norte de Estocolmo. Debido a su historia geológica, se trata de una de las pocas zonas del mundo donde se pueden llevar a cabo experimentos de este tipo. Un equipo pasó cuatro meses, entre abril y agosto de este año, recogiendo muestras con la ayuda de un equipo de perforación Christensen CT20C. Repartidos en dos relevos al día y trabajando seis días a la semana, extrajeron un total de 18 toneladas de material de 46,7 mm de diámetro del barreno de 75,8 mm de diámetro realizado. Un grupo de geocientíficos está analizando el material extraído en Berlín (Alemania). El objetivo a nivel internacional es determinar los diversos procesos y cambios que han tenido lugar en la roca a esta profundidad a lo largo de millones de años.

Observando la vida a una profundidad de 2,5 kilómetros

La investigación se centra en la tectónica, la geofísica, la actividad geotérmica, la hidrogeología y la biosfera profunda, pero una de las tareas más interesantes realizadas por microbiólogos es la de identificar microbios y bacterias, una forma de averiguar qué tipo de vida existe a una profundidad de 2,5 km.

“Estamos ante un proyecto impresionante y aglutina muchas áreas de investigación diferentes que pueden aportar información importante para comprender los procesos en cuestión”

Henning Lorenz, Departamento de Ingeniería Geológica.
Christensen CT20

"Por ejemplo, al medir la temperatura de los distintos tipos de roca, podemos calcular el flujo térmico, lo que nos permite determinar la temperatura de la superficie del planeta en diferentes puntos de la historia. También estamos midiendo los flujos de agua para determinar cómo se desplazó el agua de la cordillera hacia el mar Báltico". Jan-Erik Rosberg, director del proyecto, afirma que los investigadores se decantaron por el Christensen CT20C principalmente porque permitía perforar a gran profundidad. Además, puede perforar un barreno de 2,5 km de profundidad con la máquina montada sobre las orugas o un camión, lo que ha permitido al equipo probar y desarrollar nuevas tecnologías y herramientas de perforación. El equipo de investigación sueco ha apodado al Christensen CT20C, que es propiedad de la Universidad de Lund, como el "equipo de perforación nacional". "El motivo es que ha demostrado ser un producto ideal para proyectos de perforación con fines de investigación científica como este, especialmente para extraer muestras de barrenos tan profundos como en este caso", añade Eric Diaz Arguelles, jefe de línea de productos de Atlas Copco. "Debido a ello, los investigadores tienen previsto usar el equipo en proyectos similares que desarrollarán en otros puntos de Europa".

2016 Equipos de perforación de superficie Exploración Equipos de perforación de exploración