El nuevo martillo es un éxito

Brillantes resultados del martillo COP 66 de Secoroc en las pruebas exhaustivas en una mina de hierro sueca

Lanzado en 2014, el martillo COP 66 de Secoroc demostró su valía en condiciones de roca dura en el norte de Suecia.

“Es más ligero y más corto, lo que hace que sea mucho más fácil de manejar. Pero sobre todo, es más rápido.”

Leif Kemi, Jefe de producción y Asesor sénior de la mina Gruvberget

La región Svappavaara, en el extremo norte de Suecia, es la zona minera más reciente y de más rápido crecimiento de la compañía minera LKAB. Situada por encima del Círculo Polar Ártico, Svappavaara tiene tres minas a cielo abierto (Mertainen, Leveäniemi y Gruvberget). Gruvberget es la piedra angular de un plan para aumentar las entregas de pelets de mineral de hierro a 37 Mt/año para 2015.
Su misión es producir dos millones de toneladas de mineral de magnetita y hematites al año, dándole una vida útil aproximada de 8 años, aunque los geólogos dicen que se pueden continuar las operaciones de minería hasta después de 2018.
En sus esfuerzos para alcanzar este objetivo, Gruvberget utiliza equipos de Atlas Copco para todas sus perforaciones y voladuras, incluidos equipos de perforación para trabajos con martillo en cabeza y en fondo con martillos DTH. Todas las herramientas de perforación de rocas las suministra Atlas Copco Secoroc.


La mina de mineral de hierro supone un difícil reto y el equipo está sometido a constante desgaste. Sin embargo, las cosas han mejorado considerablemente en los últimos años con la llegada de un nuevo tipo de martillo DTH, el COP 66. Se trata de la última incorporación de Secoroc a la familia COP y es el sucesor del bien conocido y ampliamente utilizado COP 64 Gold.
El COP 64 Gold cuenta con una sólida reputación por su velocidad, fiabilidad y productividad, lo que lo ha convertido en un claro favorito entre las empresas de perforación y voladura desde hace más de una década. Por lo tanto, y no sin cierto escepticismo, los perforadores de Gruvberget decidieron poner la última incorporación a prueba.


Jonas Selberg, Driller at Gruvberget, Svappavaara

El reto de mineral de hierro

El COP 66 se presentó como "una innovación en el diseño de la plataforma: más rápido, más ligero y más económico". Está diseñado para la perforación de agujeros de 165-171 mm con una broca equipada con botones de 16 o 19 mm, sin ningún orificio de evacuación central y funciona con presiones de aire de hasta 30 bar. Los perforadores de Gruvberget querían ver por sí mismos si el martillo cumpliría con su descripción en el entorno de su mina, donde la dureza de la roca alcanza los 300 MPa. Para llegar al mineral de hierro, hay que quitar una importante cantidad de roca estéril (aproximadamente 9 Mt anuales). Esto se logra con una flota de tres equipos de perforación SmartROC D65, tres equipos FlexiROC F9 y un equipo FlexiROC D9 de Atlas Copco. Leif Kemi, Jefe de producción y Asesor sénior de Gruvberget, explicó que el mineral contiene altas concentraciones de hierro, hasta un 65 %, y que la mina ha confiado más en DTH que en los martillos en cabeza, simplemente porque en esas condiciones los martillos DTH tienden a ser más eficaces. Kemi explica: "Después de usar el COP 64 Gold durante muchos años no estábamos seguros de qué esperar del COP 66, pero ha supuesto una gran diferencia. Es más ligero y más corto, lo que hace que sea mucho más fácil de manejar. Pero sobre todo, es más rápido. Hemos podido aumentar nuestra productividad seguramente entre un 15 y un 20 %, y eso es un gran ahorro de dinero".