Sistemas de recuperación de energía para compresores

Ahorre energía con los compresores con inyección de aceite GA o los compresores exentos de aceite ZR

Contacte con nosotros

Eficiencia energética en Atlas Copco

Los niños nunca mienten. ¡Óigales decirlo a ellos!: somos una compañía que invierte en soluciones de gran eficiencia energética.

Loading...

Reduzca su consumo energético y sus emisiones, y ahorre dinero

El aire comprimido es una de las fuentes de energía más importantes para la industria. Pero también es una de las de mayor
consumo. Por lo tanto, el ahorro energético de sus compresores tiene un importante impacto en los costes y en el medio ambiente.

Cómo ahorrar costes y preservar el medio ambiente

Al analizar la huella de carbono típica de un compresor de aire desde la fase de diseño al reciclaje de equipos, la energía consumida durante su uso representa el 99% de las emisiones de CO2.

Como el consumo de energía también representa el 80% del coste del ciclo de vida de un compresor, el ahorro energético en los sistemas de aire comprimido repercutirá significativamente en la preservación del medio ambiente y en su cuenta de resultados.

Aunque los sistemas de aire comprimido consumen alrededor del 10% de toda la energía eléctrica industrial, puede representar hasta el 40% de la factura de electricidad de algunas plantas.

¿Cómo funciona el sistema de recuperación de calor de un compresor?

Hasta el 94% de la energía eléctrica de una instalación de aire comprimido se convierte en calor de compresión. Sin un sistema de recuperación de energía, este calor se pierde en la atmósfera a través del sistema de refrigeración y en forma de radiación.

Puede utilizar agua caliente recuperada del sistema de aire comprimido para fines sanitarios y calefacción, y resulta idónea para aplicaciones de procesos. La utilización de esta agua caliente como agua de alimentación de calderas o directamente en procesos que requieran de temperaturas de entre 70 y 90 °C puede suponer un ahorro de costosas fuentes de energía, como el gas natural o el gasóleo.